5 de agosto de 2014

GESTIONANDO.




Hace tiempo que vengo luchando conmigo misma, por cierto cosa ardua difícil, pero en ello estamos. De todo lo que puedo mejorar, hay una cosa que me preocupa (ya voy mal), no debo decir “me preocupa”, debo decir “me ocupa”, pues la idea es positivar lo más posible todo.
De un tiempo para acá me ocupa,  la buena gestión de mis emociones, dado que soy un ser: visceral,  vehemente, critico, sentimentaloide,  inconformista, protestón y algo pesimista, entre algunos adjetivos calificativos más.
El caso es que sufro mucho y por todo, soy un volcán en continua erupción y así no se puede ir por la vida, tal y como está el patio mundial.
 Este (desgraciadamente) no es mundo para sentimentales.
Dicen que en el centro está la virtud, pero qué difícil es entontar ese centro y a punto de cumplir los 55 años de vida, ¿Cómo la voy a  poder arreglar?
Hoy llevo todo el día recordando a Las Trece Rosas, pues se cumplen 75 años de sus fusilamientos, en un muro del cementerio de la Almudena en Madrid; imperdonable y por supuestísimo inolvidable.
Pero también tengo de qué alegrarme hoy, mi perrita Lula cumple 2 años.




 ¡¡¡¡¡¡Que feliz me hace este lindo animalito!!!!!


6 comentarios:


  1. Estas en el buen camino, la cuestión es ocuparse, no preocuparse, Así vamos gestionando todos como podemos.
    Un abrazo.

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. Pues ya tengo compañia para el camino.

      Besos gestionados.

      Eliminar
  2. Hola, hola, hola, holaaaa!!!!

    Bienvenida, q uerida mía. Qué feliz me ha hecho ese comentario tuyo, tras la última conversación en la que me dijiste algo asó como...no tengo ganas de hablar con nadie... no me atrevía allamarte porque cada una tiene un tiempo para hacer sus arreglos emocionales.
    Yo sufro mucho por el dolor de los demás, entro en los corazones ajenos a una velocidad que asusta, hago míos los conflictos y al final soy un saco cargando penas.

    Tampoco me gusta ser así.
    Pensé mucho en ti, en tu pesar y en tu decepción por lo injusta que es la vida. Así que imagina cuánto, pero cuánto me alegro de leerte, y verte con esa preciosa chiquitina blanca y negra.

    Un beso y una rascadita tras la oreja.

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. Pero que suerte tenerte, amiga mía.

      Para mi corto de café.

      Besos gestionados.

      Eliminar
    2. Y vuelvo a comentarte, porque te echo de menos. Porque ayer te llamé por teléfono y me dijeron que ya no funciona ese número y no tengo otro. Porque pienso en ti. Anda, dame noticias tuyas, corazón.

      Verónica and family...

      Eliminar

Visitan Mi Mundo